Publicado el Deja un comentario

¿Cómo limpiar sin estropear la vitrocerámica de tu cocina?

¿Cómo limpiar sin estropear la vitrocerámica de tu cocina?

En el universo de las cocinas, llegaron las novedosas vitrocerámicas, para estar presentes en muchos hogares modernos, estas son un tipo de cocinas eléctricas que poseen una superficie de cerámica vitrificada, muy resistente al calor.

Por debajo de esta superficie de vidrio, se encuentra de dos a cuatro fogones, en donde vas a colocar la olla o cazuela. Por lo tanto, es el área que se encuentra más propensa a ensuciarse, y donde hay que tener el mayor cuidado.

Las vitroceramica, son fáciles de limpiar, pero muy delicadas, no puedes realizar una limpieza como si fuera una cocina a gas, debes de tener ciertos cuidados para que no estropees su superficie vidriada, o sea nada esponjas de metal, duras o rugosas que solo la rayarían, apenas la pases, es por ello que aquí en este post te daremos ciertos consejos para que tu cocina la conserves siempre en buen estado y brillante, como cuando la compraste.

Por ello, debes comprar una rasqueta que sea para este tipo de cocina, que gracias a su cuchilla te permitirá limpiar la suciedad sin mucho esfuerzo. Si vas a utilizar algún producto para ayudarte a limpiar, este debes aplicarlo y retirarlo, con algo suave, tal como las bayetas o papel de cocina, de esta forma no vas a estropear el vidrio. Recuerda que siempre debe ser un paño suave.

Todos estos utensilios te van a facilitar la limpieza, pero hay momentos que debes de valerte de ciertos productos que arranquen la grasa y manchas difíciles, o que por alguna causa no le has dado el mantenimiento que se requiere. Estos productos especiales, lo puedes adquirir en el mercado, ¡pero cuidado! Nunca compres productos abrasivos, como lo que empleabas para limpiar tu cocina, nada de limpiahornos o quita manchas, que pueden estropear tu cocina.

¿Cómo realizar la limpieza, sin estropear la vitrocerámica?

Retiras los restos de comida y cualquier suciedad con una bayeta húmeda, sin aplicar mucha fuerza, de forma suave para evitar estropear la placa. Si todavía, hay manchas que no se ha podido quitar, puedes optas por usar una rasqueta que te va ayudar a quitar el resto de suciedad.

Esta limpieza, es suficiente si limpiamos la vitrocerámica frecuentemente, pero muchas veces al cocinar se nos derramas por accidente, cualquier salsa, melado, leche y que si no la quitamos lo más rápido posible se vuelven manchas muy difíciles y hasta se incrustan, en esos caso hay que utilizar productos especiales para placas que son muy efectivos.

También puedes utilizar algunos productos caseros, como el vinagre y bicarbonato de sodio. Preparas una mezcla con estos dos productos, y con la ayuda de una bayeta la extiendes por toda la superficie, déjalo reposar unos minutos y retira con una rasqueta o papel de cocina de forma suave, de esta forma quedará limpio y con brillo.

Todas estas recomendaciones son muy efectivas para la limpieza de tu vitrocerámica, pero lo más conveniente es que no dejes de mantenerla, lo mejor de todo es que la cuides y limpies cada vez que termines de cocinar, la deja que se enfríes y le pasas un paño suave por toda la superficie, así la conservarás en buenas condiciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.