Publicado el Deja un comentario

Tipos de compresas

La mayoría de las mujeres, optan por el uso de compresas para retener el flujo menstrual, en especial las niñas que comienzan a menstruar, estas son toallitas desechables de forma rectangular, elaboradas con un material absorbente que se colocan en la parte interior de la ropa interior, algunas presentan en la parte lateral unas aletas, llamadas alas, para mantenerlas en su sitio, a la vez están provistas de un pegamento para fijarla, todo esto evita que se mueva y se vuelva incomoda.

En este artículo, te daremos cierta información para que conozcas los tipos de compresas que existen y así puedas elegir la que más te convenga.

Tipos de compresas y cuando elegirlas

Existen en el mercado una gran variedad de tipos de compresas para el período menstrual, cada una con diferentes características, pero todas con la misma finalidad, captar el flujo de sangre de la mejor forma posible. Entre ellas se tienen:

  • Normales: se usan durante el día, cuando el flujo sanguíneo es poco o regular, puede ser sin alas o con alas.
  • Ultrafinas: son muy finas y cómodas, con una gran capacidad de absorción, son transpirables y antialérgicas. Vienen con alas para mayor ajuste y evitar que se manche la ropa interior. Las hay para usarla de día o noche.
  • Nocturnas: Son compresas más largas que las normales y más ancha en la parte trasera, para ofrecer protección durante toda la noche. Vienen con alas para mantenerla en su sitio y puedas dormir con comodidad.
  • Perfumadas: Diseñadas para disimular el olor del flujo sanguíneo. Son compresas normales con cierto grado de absorción, pero aromatizadas. Vienen con alas para flujo abundante o sin alas para flujo moderado o poco.

El tipo de compresas que elijas, dependerá de la cantidad de sangre que expulse tu organismo durante la menstruación. La mayoría, presentan mayor flujo sanguíneo el primer día o por la noche y a medida que pasan los días este va disminuyendo, por lo tanto selecciona la que más se adapte al momento y a la circunstancia.

Para esos días de mayor abundancia de sangre, vas a necesitar compresas que tengan mayor capacidad de absorción y algo más larga que la normal, pero que a la vez sea cómoda, como las que están diseñadas para la noche.

Ahora, cuando el flujo de sangre sea poco o moderado, puedes usar las ultrafinas o las normales, no te van a causar molestias y podrás realizar tus actividades cotidianas sin ningún inconveniente, puedes optar por la que tienen alas para mejor agarre.

Cualquier compresa que elijas para esos momentos, debe ser cómoda, que pueda contener la mayor cantidad de sangre, es decir que absorba eficientemente el flujo, que no permita que se pase la sangre a la ropa interior, que te mantenga seca o sea que no acumule humedad y que evite malos olores, para una buena higiene.

Tiempo de cambio de las compresas

El cambio de la compresas, varía de acuerdo a la cantidad de flujo que tengas durante tu período y la capacidad de absorción de la misma, si es light, normal, ultra, noche, de día y ultra fina.

Durante el día, debes cambiarla frecuentemente, dependiendo de la cantidad de flujo sanguíneo que botes, si es normal o poco, cada tres o cuatro horas, y si es abundante cada vez que lo requiera, por lo menos cada dos horas, para evitar que se desborde y se manche tu ropa interior.

Durante la noche, debes usar las más largas y gruesa, para que pueda absorber toda la sangre, por lo menos las ocho horas del sueño, la cual debes cambiar inmediatamente una vez que te levantes, no te la dejas durante más tiempo.

Ahora que ya sabes la variedad de compresas que hay, puedes optar por la que más te convenga de acuerdo a como sea tu menstruación, No te olvides, mantener tu higiene y hacer los cambios con regularidad. Todo esto te hará sentirte cómoda y segura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.