Publicado el Deja un comentario

Rutina básica de limpieza facial

Si quieres tener un rostro saludable, es primordial que tengas una buena rutina de limpieza facial. Para que sea efectiva, no basta con lavarse la cara con agua y jabón, debes de realizar una limpieza más profunda, hidratarla, protegerla del sol y de las inclemencia del tiempo.

Este tipo de limpieza, la puedes realizar en tu casa, solo debes de apartar un corto tiempo y disfrutar de ese momento. En este artículo, te daremos ciertas recomendaciones para que aprendas hacer una rutina básica de limpieza facial.

Para ello, debes de apoyarte en productos de cosmetología apropiados para tu tipo de piel y edad, que eliminen toda suciedad, restos de maquillaje, grasa, células muertas para mantener los poros limpios y que ayuden a oxigenar nuestro rostro, proporcionándole vida y salud.

Pasos para una rutina básica de limpieza facial

Una rutina básica de limpieza facial debe incluir dermolimpiadores, exfoliantes, hidratantes y fotoprotectores, cada uno cumple una función específica sobre la piel del rostro. En el mercado existe toda una gran variedad de productos diseñados para todo tipo de piel, seca o grasosa, tú eliges la que más se adapte a tu tipo de piel.

  1. Elije un limpiador adecuado a tu tipo de piel, las hay en crema, gel, aceite y el agua miscelar, esta última no hay necesidad de enjuagar.
  2. Aplica en el rostro una crema limpiadora. Para ello masajea suavemente toda el área del rostro, incluyendo la zona del cuello, para eliminar todo tipo de impureza. Luego si es necesario enjuaga con agua tibia. No lo hagas con agua ni fría ni caliente, la fría no ayuda a eliminar completamente el maquillaje y la caliente puede irritar la piel.
  3. Para el área de los ojos, puedes usar una crema desmaquillante de ojos, o agua miscelar, cierra los ojos y aplica el producto con un algodón humedecido sobre los parpados y pestaña, limpia con suavidad.
  4. Seca suavemente con golpecitos el rostro con un pañito, sin restregarlo.
  5. Luego procedes a tonificar el rostro, para equilibrar el pH de la piel, emplea para ello una mota de algodón, humedece muy bien toda la zona T, este paso te va ayudar a equilibrar la grasa, además de proporcionarte los nutrientes y vitaminas necesario para conservar tu piel en buen estado.
  6. Ahora, pasa a humectar empleando para ello una crema hidratante para equilibrar tu piel, crear una capa protectora para que tu rostro se vea lubricado y no reseco.
  7. Por último, debes usar una crema que te proteja de la radiación solar, es decir cremas fotoprotectora según el tipo de cutis y la edad.

También, para complementar esta rutina, puedes realizar una exfoliación una vez por semana, con ello consigues eliminar las células muertas, que provocan que la piel se vea opaca, emplea productos de calidad o naturales, para evitar que tu piel se irrite.

Si realizas esta sencilla rutina tanto en el día como en la noche, tu rostro se verá iluminado, nunca lo veras opaco y sin brillo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.